• Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria
Gatos

Para que un alimento para gatos cumpla su objetivo debe proporcionar una nutrición completa y equilibrada, debe contener toda una serie de nutrientes esenciales, cuya carencia podría originar deficiencias con manifestaciones clínicas más o menos tempranas. El gato es un carnívoro estricto, tanto desde el punto de vista zoológico como evolutivo, y así lo reflejan sus hábitos alimentarios y su estructura anatómica. Sin embargo, ello no significa que deba comer únicamente carne, sino que en su alimentación necesariamente deben incluirse materias de origen animal. La alimentación natural del gato se basa en la caza (aves, peque˜os roedores, reptiles, ranas, peces, insectos, etc.) de la que no sólo consume la carne y los tejidos óseos de la presa, sino que también ingiere el contenido del aparato digestivo, en muchas ocasiones de origen vegetal. Los gatos requieren un mayor nivel de proteína en la dieta y un equilibrio nutricional diferente del de los perros. También requieren el agregado del aminoácido taurina a su dieta, mientras que los perros no lo necesitan. ?Un alimento para gatos de alta calidad, nutricionalmente completo y balanceado deberá suministrar la proteína y taurina necesarias. Debido a sus requerimientos nutricionales únicos, los gatos no deben ser alimentados con comidas para perros. Una buena alimentación puede garantizar buenos resultados con respecto a la reproducción, crecimiento y desarrollo, teniendo el animal una buena salud, que se expresa en belleza, longevidad y una mejor calidad de vida del gato.

El gato debe alimentarse a la misma hora (aunque son "picoteadores", pero se debe controlar la ingesta en gatos de vida sedentaria para evitar la obesidad) y en el mismo lugar todos los días. El plato de comida deberá ser lo suficientemente pesado para evitar que se resbale y debe mantenerse limpio. El gato promedio de tres a cuatro kilogramos, con actividad normal, necesita por día, alrededor de 50 a 60 g de alimento balanceado de buena calidad y 85 a 100 g de un alimento balanceado de calidad intermedia, y 100 a 120 g de alimento balanceado de calidad regular. Esta diferencia radica en que al disminuir la calidad de proteína y a ser reemplazada por proteína vegetal (soja), el animal debe comer más porque, en el caso del gato, donde su organismo necesita proteínas en mayor cantidad y calidad, debe ingerir más alimento para compensar esa necesidad, con una mayor ingesta, aumentando el volumen y consistencia más blanda de las heces. ?En los alimentos balanceados de calidad intermedia y regular, el equilibrio en los componentes es menor, favoreciendo la obesidad y la aparición del síndrome urológico felino o “enfermedad del gato tapado”.

EL HÁBITO DE LA ALIMENTACIÓN:

- Cuanto más activo es el gato, mayores nutrientes necesita. Si un gato está expuesto a la intemperie, requiere más nutrientes durante el tiempo a fin de mantener su estado y calor corporal.
- Las instrucciones de los envases de los alimentos constituyen una guía para la alimentación diaria del gato. Si el gato engorda, disminuya su ingesta de comida. La vida de un gato obeso puede ser más corta y estar llena de problemas de salud. El apetito y consumo de alimentos de un gato puede variar de un día a otro.
- La pérdida de apetito o reticencia para comer no constituyen un problema a menos que subsistan durante varios días o el gato muestre síntomas de enfermedad . Si esto ocurre, consulte a su Médico Veterinario.
- En todo momento el gato debe tener agua fresca a su disposición en un recipiente limpio.
- El organismo del gato usa agua prácticamente para todas sus funciones para la digestión, absorción, circulación, transporte de nutrientes, constitución de tejidos, y contribución a la regulación de la temperatura corporal. ?Todas las células vivas necesitan agua para realizar todas sus funciones.? El cuerpo del gato usa el agua que necesita y elimina el resto evacuándolo mediante la orina a través de los ri˜ones.

La recompensa de una buena alimentación se traduce en un gato alerta, dinámico, con ojos cristalinos, piel sana, pelaje suave y brillante. La alimentación con una dieta completa de buena calidad y nutricionalmente balanceada y visitas periódicas al Médico Veterinario son esenciales para contribuir a mantener la buena salud de un gato y permitirle disfrutar una larga vida.