• Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria

Mitos y verdades de la inteligencia canina

Quienes saben aseguran que no hay perros más inteligentes, pero sí más hábiles.
El Collie de la Frontera (Border Collie), el Poodle, el Pastor Alemán y el Labrador serían, a juicio del doctor Stanley Coren, las cuatro razas más inteligentes, según publica en su libro “The Intelligence of Dogs”.
Su teoría es que los que son capaces de recibir más órdenes y son más obedientes caen en la categoría de “más inteligentes”.

Sin embargo, el experto en adiestramiento y educador canino José Manuel Leal no concuerda con los rankings de inteligencia. En cambio, sí reconoce que hay razas más hábiles para cierto tipo de funciones: “Un sabueso es insuperable cuando se trata de seguir el rastro de algo o alguien. Sin embargo, si se trata de enseñar tareas como traer objetos o prender luces hay perros que tienen mayor facilidad de aprendizaje, como el labrador o el golden retriever”.
Eso sí, advierte que desde el punto de vista del adiestramiento hay categorías que agrupan a las razas dependiendo de la facilidad con que aprenden, lo que no significa que haya perros más o menos inteligentes. Por ejemplo, los neotécnicos: “Son los que conservan un carácter infantil y juguetón para toda la vida, como el labrador, el cocker o el pointer. Reciben bien ciertas órdenes, pero no sirven para labores de protección”.
Los que sí lo hacen son los conductores o de pastoreo, como el pastor alemán, el rottweiler y el pastor belga, que “soportan mejor la presión que otras razas”, agrega José Manuel Leal.

Contacto humano
Respecto del mito de que los perros chicos son más inteligentes, Leal explica que “son razas que tienen mayor contacto con las personas”. A esto se debería que aprendan conductas como pararse al lado del plato cuando tienen hambre o rasguñar la puerta para salir. “No es que sean más inteligentes, porque cualquier perro que viva dentro de una casa terminaría teniendo ese patrón de conducta”.