• Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria

Beagle



Origen: Los orígenes de este perro son muy antiguos: existía ya en el siglo III como lo demuestra una poesía escocesa de aquella época. El Beagle encontró su momento de especial gloria en los tiempos de Isabel I que tenía un criadero en la corte, ocupándose de sus perros con gran pasión. Sucesivamente el Beagle tuvo períodos de olvido cuando se preferían perros más veloces para la caza de la liebre y otros animales.
Ganó el terreno perdido cuando, cruzado con el Harrier, se hizo más veloz y más seguro para la caza.Hacia la mitad del siglo XIX, es introducido en Francia que a partir de entonces se convirtió en su segunda patria. Más adelante, por sus óptimas características naturales, se difundió también en América donde hasta hoy es muy popular tanto en las exposiciones caninas como en el ambiente de caza donde es utilizado para el zorro y para el mapache u osito lavador. Hoy esta raza es muy popular, difundida por todas las partes y apreciada por su carácter dulce y suave, por su gran limpieza y también porque su crianza casi nunca presenta grandes dificultades. Sin embargo detenta un triste “récord”, ya que es el perro más utilizado para la experimentación de fármacos y para la vivisección, en sus formas más crueles.

Características: Es un perro muy bien proporcionado y de líneas armoniosas, de constitución compacta, que se mueve con brío y soltura. Tiene la cabeza potente en proporción al tronco, sin aparentar ser nunca demasiado pesada ni tosca. Las orejas son largas, de nacimiento bastante bajo y ancho, bien redondeadas en sus extremos y llevadas planas contra la cabeza. El tronco es corto, compacto y sólido, con la cola emplazada bastante arriba y de buena longitud. Las extremidades tienen osamenta fuerte, en aplomo perfecto, y los pies son bien compactos, cerrados y redondos. La capa está constituida por pelo liso, plano, muy tupido, un poco más largo en la parte final de la cola. La piel es bastante fina y bien adherida sobre todo el cuerpo a excepción del cuello donde forma una pequeña papada.

Utilización: Los ejemplares de tamaño más pequeño, además de ser destinados a la caza son empleados, lamentablemente con cierta frecuencia, en los laboratorios de investigación como “cobayas”. Por su carácter dócil y porque prácticamente nunca muerden al hombre, son utilizados para la experimentación de fármacos e incluso, de ciertas intervenciones quirúrgicas con objetivos científicos.