• Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria
  • Novedad de la Veterinaria

Aumento de mascotas extraviadas

El dicho “los niños no se pierden, sino que los pierden” bien puede aplicarse a perros y gatos. “Generalmente
se debe a un descuido de los dueños, cuando están entrando o sacando el auto y no verifican que el animal esté en la casa cuando cierran el portón”, advierte Daniela Navarrete Talloni, veterinaria de la Clínica San Blas y especialista en comportamiento animal.

Según su experiencia, es durante esta época en que suelen aumentar los casos de mascotas extraviadas por el aumento de los paseos y la vida al aire libre.

Las razas que encabezan las listas de perros perdidos son los Beagle y los Cocker, por su olfato más desarrollado y carácter más inquieto. Pero hay otras señales de riesgo, como la costumbre de “marcar territorio” en los alrededores del hogar o la presencia de hembras en celo en las cercanías de la casa, lo que también hace que sean los machos los que tengan más tendencia a perderse.
En este último caso, la recomendación es que los dueños observen si el perro llora más de lo habitual, deja de comer y trata de escaparse a toda costa. De ser así, hay que extremar las medidas para evitar que salga corriendo por la puerta. Si el perro ya se perdió, lo primero que aconseja la veterinaria es buscar en los lugares donde habitualmente
pasea, ya que por costumbre tenderá a hacer el camino conocido. Eso sí, hay que tener en cuenta que un perro perdido se puede alejar de su casa un promedio de 3 kilómetros diarios, distancia que hay que tener en cuenta para ir ampliando la búsqueda con el pasar de los días.
“Lo ideal es avisar en las clínicas veterinarias del sector, porque la mayoría de las personas que encuentran
mascotas perdidas las llevan para allá”, dice Daniela Navarrete.
Acción que debe ir seguida de un aviso en un sitio web (la mayoría de las municipalidades tienen una sección de mascotas perdidas) y en lugares como negocios y bombas de bencina. Todos los afiches deben tener como mínimo una foto del perro, color, raza, sexo, fecha y lugar de extravío, y un teléfono de contacto donde a toda hora alguien lo conteste.